Danza Guerrera Mexihca

Jorge Luis Terreros Sánchez.


Para platicar sobre la danza guerrera mexica, Daniel Mezcoatl Xoxouhtletzin , danzante en el zócalo capitalino y representante del equipo Miquiznemiliztli del juego de pelota en la Ciudad de México (CDMX), habla sobre lo que hay detrás de estos actos no verbales.

La danza tiene una carga ritual importante en las culturas, especialmente en las culturas prehispánicas es una práctica relacionada con la guerra. En ese sentido, Daniel Mezcoatl, comienza explicando que la danza guerrera mexihca es un lenguaje en donde cada movimiento es una palabra.

Fotografía: Facebook Ullama Mexihco Tenochtitlan - Miquiznemiliztli


Hay distintos pasajes históricos que cuentan alguna historia que coloca a la danza como un elemento importante en la cultura antigua. Por ejemplo, Martha Toriz-Proenza, doctora en Historia y Licenciada en literatura dramática y teatro por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que entre los antiguos mexicanos, particularmente los que habitaban la Cuenca de México, la danza tenía múltiples funciones, se realizaba en distintas ocasiones, era ejecutada por miembros de los diferentes estratos sociales y, con excepción de las danzas palaciegas, generalmente tenía lugar al aire libre, ya sea con la luz del sol, o por la noche. Y, no obstante su multifuncionalidad, el primer objetivo que perseguía era producir alegría. También, las magnas festividades celebradas en Mexico-Tenochtitlan tenían lugar en el patio del Templo Mayor, del que Durán dice era “tan grande que en un areito se juntaban en él ocho o diez mil hombres”. Sabiendo la cantidad de gente que ahí se reunía para bailar a sus dioses, y que estaba próxima a celebrarse una de sus festividades, Hernán Cortés aprovechó la ocasión para pedir a Moctezuma que mandara a acudir a “todos los señores y valerosos hombres a la celebrar y hacer el baile acostumbrado, juntamente con todos los capitanes, porque quería gozar de la grandeza de su reino”.


Foto: Jorge Luis Terreros Sánchez (Templo Mayor, 2019).


Por otro lado, la doctora en historia, agrega que la enseñanza de la danza no iba separada de la del canto, y ninguna de las dos iba disociada de la música. Era muy importante que aprendieran a marcar los pasos, no solamente al ritmo de la música, sino poniendo el mayor cuidado en los tonos graves y agudos del canto, de tal manera que hubiera suma armonía y consonancia entre las tres artes.


Argumenta Daniel Mezcoatl que la danza ha evolucionado, de tal forma que no se lleva a cabo de la misma manera que en la antiguedad; sin embargo, se adapta al contexto histórico actual donde muchos mexicanos han preservado la danza como parte importante de la cultura ancestral.


Por último, la danza tiene una significación en cada movimiento, combinado con la música, las vibraciones, la vestimenta y cada elemento que se junta para darle vida a este ritual cultural.



6 visualizaciones0 comentarios