• viajesculturalesme

Kauyumari: El venado que guía a los Wixaritari.

Por Jorge Luis Terreros Sánchez.


Uno de los elementos más distintivos de los Wiraritari es el venado (Tamatsi Kauyumari) que es visible en todas las representaciones artísticas y significativas de estos pueblos.



El origen mitológico de esta deidad es asociada con la historia ancestral que cuenta una época difícil para los primeros pobladores, durante un tiempo de escasez de comida, enfermedad y condiciones climáticas poco favorables en la que los abuelos deciden encomendar a cuatro miembros a traer la comida para la comunidad, estos personajes representan los elementos (fuego, agua, tierra y aire); acompañados de sus flechas comenzaron a caminar por algunos días: sedientos y hambrientos por el cansancio a lo lejos miraron a un venado, al cual siguieron hasta no poder más. Cayó la noche y descansaron, por la mañana, otra vez siguieron al venado que los llevó hasta los desiertos de Wirikuta, ahí uno de los encomendados lanzó una flecha hacia donde estaba postrado el venado, tiempo después desapareció y la flecha cayó en un conjunto de peyote (Hikuri) que asemejaba la figura del venado. Los personajes regresaron, contaron los sucedido a los miembros de la comunidad y combatieron la situación adversa con lo que pudieron recolectar. Se cree que desde ese momento la comunidad no ha sufrido problemas asociados con la escasez, enfermedades o adversidad climática.


Al ser un elemento constante en todos los escenarios de la comunidad, siempre es representado en las expresiones artísticas (jícaras, pinturas, tejidos, vestimenta) del pueblo wixárika. Además, el venado es multifacético para la cosmovisión wixárika, pues es un animal que se convierte en peyote, y, a su vez, representa al sol y es parte de la guía espiritual en el camino de todos y cada uno de las y los miembros.


La importancia que adquiere la figura del venado para los wikaritari tiene un origen ancestral, con un significado importantísimo para ellos, pues su cualidad multifacética lo pone en todos los escenarios posibles donde los miembros de la comunidad conviven de manera física o simbólica. Kauyamari en todas sus facetas se articula en el universo wixárika compartido, ya que está presente en la naturaleza, es sus recorridos, en los lugares sagrados, en su comida, en sus rituales en sus sueños, en donde ayuda ante las adversidades y funge como guía.



La cacería del venado, con el tiempo, ha sido parte del sustento para estas comunidades y, también, de la reafirmación de sus prácticas ancestrales que le dan sentido a los procesos sociales de evolución cultural.




Entradas Recientes

Ver todo